Mitos colombianos

Mitos colombianos

La región de Sudamérica es conocida en el mundo por poseer una amplia gama de historias interesantes. De todos los países que conforman esa zona geográfica, el día de hoy vamos a detenernos en los mitos colombianos, pues consideramos que estos son algunos de los más aterradores.

Se dice que los mitos se originaron principalmente en áreas rurales, ya que la gente necesitaba darle un significado a los fenómenos de la naturaleza. Así surgió por ejemplo la historia del origen del Sol o de la Luna.

Un alto porcentaje de estos relatos incluye una abundante carga simbólica, pues de lo que se trata es de impactar lo más posible en los sentimientos de quien los escucha. De esa manera, nos encontramos con que los mitos colombianos primigenios tienen que ver con la formación del mundo, la llegada de los seres humanos a la Tierra etc.

Otro fenómeno que ha permitido la trascendencia de mitos de terror en esa región, ha sido lo que los historiadores definen como “Proceso de aculturación”. Es decir, cuando una historia de origen indígena se mezcla con relatos provenientes de los conquistadores para así formar una crónica completamente distinta, pero que a su vez guarda relación con ambas culturas.

Por si esto fuera poco, cada región de Colombia tiene sus propios mitos. Por ejemplo, en Magdalena los ancianos cuentan una historia en la que un hombre se ocultaba a las orillas de un río, para poder observar a las mujeres que ahí se bañaban.

Sin embargo, como su deseo era estar aún más cerca sin ser visto, fue a la casa de un hechicero y le pidió que le hiciera una posición que le permitiera convertirse en caimán, para así pasar desapercibido entre las féminas.

El brujo aceptó y le entregó dos envases: uno con la pócima que lo convertiría en caimán y el otro con el brebaje que le devolvería su forma humana. El hombre ya convertido en reptil se introdujo al agua, más por error dejo caer unas gotas del otro bebedizo en su cabeza con lo que surgió el mito del “Hombre Caimán”.